Capítulo 2. Sobre el mundo del trabajo.

Capítulo 2. Sobre el mundo del trabajo.
Capítulo 2. Sobre el mundo del trabajo.
Capítulo 2. Sobre el mundo del trabajo.

Capítulo 2. Sobre el mundo del trabajo.

#sincretismodigital #lealtadenred #knowmads #metaslíquidas #planzeta

La economía líquida trae consigo múltiples opciones de decidir y, a la vez, escasa estabilidad. En las últimas tres décadas se ha ganado en libertad y se ha perdido en seguridad laboral. Se podría decir que es bueno y malo a la vez, pero más allá de debates ideológicos, es el horizonte al que tenemos que adaptarnos (casi) todos los profesionales. Existe una tendencia en EE.UU. de crecimiento del autoempleo, en detrimento del empleo en relación de dependencia. Para muchos de los profesionales más preparados y competitivos, el futuro del trabajo será de mayor libertad y menor estabilidad. Será autónomo, diversificado y alejado de las empresas más jerárquicas y burocráticas.

En la economía de la sociedad red, la lealtad profesional se construye en forma horizontal, pensando más en la propia red -especialmente en los lazos sociales débiles- que en un jefe circunstancial. Una de las principales enseñanzas que nos ha enseñado treinta años de contracultura digital es la destrucción creativa, que obliga a muchas empresas a recrearse constantemente. En ese entorno, los jóvenes ya no pueden aspirar a tener una vida laboral similar a la de sus padres y basada en la estabilidad de por vida.

Según Kamenetz (2012), el promedio de años que un trabajador permanece en su puesto laboral en EE.UU. es de 4,4 años, con cifras decreciendo desde 1970. Según el mismo artículo, en 1980 el 51% de los hombres entre 35 y 64 años en EE.UU. permanecía en un mismo trabajo más de una década. Esta cifra ha disminuido a 39% en 2005. En la última década del siglo XX, las relaciones laborales estables y de larga duración seguían siendo la norma en gran parte del entorno occidental. En el caso de EE.UU., los porcentajes de relaciones laborales de larga duración son menores que en Europa, pero también mantenían cierta estabilidad a la baja. Sin embargo, aunque las cifras de trabajo estable siguen siendo significativas en los países industrializados, la sensación de inseguridad laboral permanece alta o muy alta (Auer, Cazes; 2003). Para estos investigadores -y aquí está el dato más destacado-, si bien la relación laboral de largo término es más resistente de lo que habitualmente se piensa, el mercado laboral se ha vuelto más inestable y flexible para los jóvenes que recién ingresan al mundo del trabajo: se ha quebrado el mito de la seguridad corporativa. En el caso de los empleos de menor preparación y valor agregado, la carga laboral está siendo externalizada de manera creciente, tanto en los países desarrollados como en otros en vías de desarrollo que han sabido formar una masa laboral profesional apta para una competencia global y dispuesta a cobrar salarios mucho menores que los de las economías desarrolladas.

Me atrevo a hacer seis recomendaciones para moverse en el mercado laboral, a partir de la experiencia adquirida durante tres décadas de contracultura digital.

1. Muévete hacia las oportunidades más atractivas, incluso hacia aquellas disruptivas.
2. Bienvenidas las incertidumbres. Te ayudarán a no actuar estáticamente en un mercado híper cambiante y te obligarán a perfeccionar los puntos débiles, así como a “comerte a ti mismo” cuando sea necesario.
3. Transfórmate en un trabajador Knowmad.
4. Siempre debes estar atento a crearte oportunidades, aún teniendo un buen trabajo.
5. Diseña un Plan Zeta. Este plan, que deberá ser tan atractivo como tus planes prioritarios, es el que llevarás a la práctica cuando los demás no te hayan dado el resultado esperado.
6. Liderazgos adaptables y sincretismo digital. Los líderes adaptables han sido una herencia de estas tres décadas contraculturales. Eso no significa que no hayan existido antes -todos los entornos innovadores siempre han requerido de este tipo de liderazgos-, sino que la sociedad líquida los ha multiplicado en las últimas dos décadas. Un líder adaptable es un emprendedor o activista que se ha agrupado para cumplir algún objetivo social, político o empresarial y que, una vez cumplido el objetivo, ha emigrado hacia un nuevo grupo, asumiendo diferentes roles. Esta capacidad de adaptación, tanto para asumir responsabilidades de liderazgo como para formar parte de un equipo en una función de perfil bajo, requiere hibridar roles, expectativas y visiones de mundo en una especie de sincretismo digital.

En Opportunity Valley existe una mutación de un consumidor voraz a un productor creativo, pues en este nuevo entorno se tiene una mayor capacidad de adaptación y, por ende, la posibilidad de mutar varias veces durante la vida laboral.

Ver Pinterest de NOTAS y ENLACES de los capítulos