Epílogo. Optimismo crítico para abordar los desafíos hacia 2020.

Epílogo. Optimismo crítico para abordar los desafíos hacia 2020.

Epílogo. Optimismo crítico para abordar los desafíos hacia 2020.

#jardinesabiertos #sirenservers #marcocivildaInternet #metamedios #wikileakers

Me reservo este breve epílogo para compartir algunos aspectos cuestionadores de lo que será el postdigitalismo si descuidamos y cedemos definitivamente en favor de corporaciones y gobiernos el control público de las tecnologías digitales, las redes y, sobre todo, nuestros datos. Los treinta años de logros de la contracultura digital permiten mantener el optimismo y confiar que el eslogan informal de Google seguirá siendo No seas malvado. Es oportuno mantener un optimismo crítico, sin dejar de ser conscientes que muchas veces la fascinación digital es más negocio de obsolescencia planificada que innovación con sentido social. Lo nuevo no es necesariamente importante o innovador. La mejor tecnología para el beneficio privado no es necesariamente la mejor tecnología para el bien público. Los ciudadanos y consumidores están invadidos por una literatura comercial tecnofóbica y casi sin resquicio de juicio crítico hacia la novedad.

Mi admiración por lo realizado en treinta años de contracultura digital es tanta, que nada está más alejado de mi intención que cerrar este trabajo siendo apocalíptico. Me planteo este epílogo como una gran pregunta sobre el futuro del digitalismo. En la prehistoria de las redes sociales, allí por 2007, ya realizaba un ejercicio similar de cuestionamiento en Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food. En ese trabajo analizaba algunos aspectos que vuelvo a mencionar: 1. El analfabetismo digital es un nuevo tipo de discriminación que resulta letal en los grupos sociales ya marginados previamente. El aspecto más problemático es la incapacidad de estos colectivos para seleccionar información, producir contenidos o interactuar con todo tipo de interfaces digitales. Este analfabetismo los restringe a pertenecer a un menos competitivo mercado analógico que opera fuera de la Red; 2. La escasa capacidad de influencia de los nodos más pequeños en la Red, como argumento contra la utópica visión de un ciberespacio igualitario.

Aún sigo creyendo que no se debe perder la observación crítica. Desde 2007 hasta hoy, los desafios son otros. Una nueva concentración de poder está sucediendo y las voces discordantes con el devenir futuro de la revolución digital han aumentado y vale tomar cuenta de ellas. En eseta capítulo de cierre de #OpportunityValley se hace foco solamente en cuatro aspectos, insisto, con un espíritu de duda y pregunta más que de aseveración.

Ver Pinterest de NOTAS y ENLACES de los capítulos