Capítulo 9. Sobre la divulgación del conocimiento científico.

Capítulo 9. Sobre la divulgación del conocimiento científico.
Capítulo 9. Sobre la divulgación del conocimiento científico.
Capítulo 9. Sobre la divulgación del conocimiento científico.

Capítulo 9. Sobre la divulgación del conocimiento científico.

#cienciaabierta #openaccessjournals #sciencecommons #endogamia #eResearch

Se define ciencia abierta como el movimiento para promover que los datos de la investigación científica resulten accesibles a todos los niveles de la sociedad. No solo se trata de una estrategia para liberar las barreras de distribución cerrada y de pago, sino también los derechos de propiedad intelectual de la industria de revistas científicas comerciales. En esencia, resulta en un amplio movimiento de la comunidad científica, que retoma los principios sagrados –el ethos científico- descriptos por Robert Merton (1942), a saber: la ciencia debe ser comunitaria, universal, desinteresada, original y escéptica.

El foco de acción del movimiento de la ciencia abierta se concentra en:
1. Promover una legislación adecuada de arriba hacia abajo -iniciativas nacionales y regionales-.
2. El diseño de todo tipo de acciones específicas de abajo hacia arriba -grupos de investigadores, o emprendedores-.
3. La creación de repositorios institucionales (no solamente científicos, sino ensayos, trabajos de clase y libros) y la creación de plataformas de revistas científicas de acceso abierto. El Open Science Directory es el repositorio de referencia. Directory de Open Access Journals (DOAJ), Science Commons o Public Knowledge Project han resultado ser iniciativas pioneras para fortalecer la producción científica de acceso abierto y gratuito. Por otra parte, The International Budapest Open Access Initiative (2001) ha diseñado una especie de manual de estilo sobre el funcionamiento de la ciencia abierta a través del libre acceso al conocimiento.

En World Wide Research. Reshaping the Sciences and Humanities (2010), William Dutton y Paul Jeffreys consideran que el desafío de la ciencia abierta va de la mano de la e-Research (la investigación basada en el uso de las TIC). Este desafío es, en ambos casos, desarrollar tecnologías con mayor nivel de usabilidad y con menores barreras de entrada y uso. Dutton y Jeffreys (2010) analizan el imprescindible rol de la investigación por medios digitales en la promoción de la ciencia abierta. Para comprender mejor la relación entre el movimiento de ciencia abierta y el desarrollo de la contracultura digital, Dutton y Jeffreys consideran que, desde la creación de USENET en 1979, hasta el surgimiento de la World Wide Web entre otros proyectos y tecnologías, la e-Research ha sido determinante en el crecimiento de la ciencia abierta.

Este capítulo se ha pensado como una continuación del otro llamado “Un estudio de caso de nuevas formas de intermediación: los open access journals”, de mi último libro Geekonomía. Un radar para producir en el postdigitalismo (2010). Es por este motivo que recomiendo consultar dicho trabajo antes de comenzar con esta lectura. Antes de continuar, comparto una breve síntesis sobre la situación del mercado de la comunicación científica, útil para contextualizar el nuevo ensayo.

Un pequeño grupo de editoriales ha concentrado un negocio multimillonario haciendo un limitado esfuerzo para adaptarse a la economía de la información y aún menos a los nuevos tiempos postdigitales. […] Hoy día la industria está distorsionada y focalizada en el flujo de ganancia más que en el interés por la divulgación y distribución del conocimiento que se genera en los laboratorios de investigación y en la academia. […] gran parte del conocimiento científico ha sido financiado por fondos públicos, y en consecuencia debería ser accesible a toda la comunidad, pero la industria de la comunicación científica impide esa atribución ciudadana, exigiendo una suscripción para acceder a estos reportes. […] Las universidades son las instituciones más perjudicadas por esta dinámica ya que tienen que pagar dos veces a las editoriales: la primera de forma indirecta con el salario a los investigadores para que produzcan y publiquen reportes que luego éstos ofrecen gratis a las editoriales; la segunda de forma directa pagando las suscripciones a las propias editoriales. […] Este mercado no sólo perjudica a las instituciones, sino a los propios investigadores, transfiriendo los derechos de autor a las editoriales y limitando la distribución de su trabajo más allá de las condiciones impuestas por las editoriales (Pardo Kuklinski, 2010).

Ver Pinterest de NOTAS y ENLACES de los capítulos